33

Logramos ver, sentir y actuar a través de la mirada del otro lo mejor de nosotros mismos. Por esa razón, el otro no existe como un ser independiente.

32

Las situaciones que nos llevan al enamoramiento pueden ser azarosas: pérdidas laborales, sociales o personales, una migración, el final de una carrera o también con el llamado ciclo vital de una persona: la adolescencia, la llegada del primer hijo, los cuarenta, el nido vacío, etc.

67

También podría suceder que descubren que el modelo deseado por uno de ellos tiene poco que ver, y tal vez casi nada que negociar, con el del otro. En estos casos, a veces deciden abrir un proceso de separación, o de cancelación del contrato de pareja. Otra alternativa, en especial cuando existen hijos en común, es que se pueda trabajar para cambiar el contrato de pareja por otro de sólo padres o socios de crianza.