52-2

Estar informados de qué podemos esperar del otro y que no, nos permitirá tomar decisiones acerca de si esa es en realidad la persona con la cual queremos compartir nuestras vida.

51-2

Cuando las personas hablamos de amor, estamos suponiendo que es un concepto claro para cualquiera y que es el mismo para todo el mundo, cuando en realidad cada persona tiene su manera de amar y también va cambiando a través del tiempo.

50-51

El confort y la comodidad son circunstancias muy valoradas en nuestra cultura. Cuando las personas se can cuenta que es más lo que pueden perder que ganar, revalorizan todo lo que tienen y con pequeños ajustes refuerzan su compromiso y siguen adelante.

47-2

Los ciclos de la conducta en cada pareja son gobernados por un sistema de creencias que se componen en una combinación de actitudes, supuestos básicos, expectativas, prejuicios, convicciones e ideas. Estos elementos se dan en las parejas a partir de las ideas y costumbres de las familias de origen.

46-2

El cambio no es una solución única a un problema único, sino un dilema que se debe resolver. El cambio impone un precio y plantea las interrogantes de cuáles serán las repercusiones para la otra parte y para el vínculo de pareja.

45-2

Las personas parecen aferrarse precisamente a aquellas conductas que las incapacitan y las hacen sufrir – aunque tal vez les den seguridad –, o también hacen interpretaciones de la conducta del otro sin preguntarle si lo que está imaginando acerca de él coincide o no con lo que la otra persona inventa.

44-2

En algunos casos, el disgusto más evidente es el cansancio de vivir en conflictos, en crisis, y a veces se suma la violencia emocional e, incluso, física. En otros, lo peor es el aburrimiento, se sienten solor, con un vínculo más o menos áspero y además se agrega la falta de deseo erótico.

44-1

Para que el espacio de la relación amoroso-erótica sea grato, será necesario que cada uno se sienta respetado y alentado a desarrollar todos sus sueños, valores, intereses y deseos.

40-2

Existen parejas que logran construir espacios individuales para el desarrollo de cada uno de sus miembros y esto, en general, les permite permanecer un largo tiempo unidos. Si, por el contrario, la vida en pareja los va limitando cada vez más en su desarrollo personal, es frecuente que aparezca el aburrimiento y el desgaste de la relación amoroso-erótica; entonces el vínculo afectivo es probable que se transforme en algún otro, tales como: amigos, socios o compañeros.

40-1

El amor es un delito del que uno puede ser responsable, por lo tanto se convierte en un peligro para el orden de lo que está establecido en la cultura: al peligro que poseen el sexo y el erotismo ahora se añade la consciencia.