78-2

Distinguir entre conductas que originan conflictos y mecanismos de defensa puede ser muy útil para salir de esas auto-trampas, en donde sentimos que hagamos lo que hagamos nos irá mal.

77-2

¿Cuál es la línea que transforma a la habilidad en un vicio?, siempre responde a una pregunta: ¿lo que voy a hacer es útil para mí?, ¿me lleva a lograr lo que yo quiero?

74-3

Si aprendemos a usar nuestras incomodidades, como fuente de inspiración para mejorar la calidad de vida, nos encontraremos utilizando el poder que tenemos sobre nuestro bienestar. Todo evento, por más doloroso o desagradable que nos resulte, puede ser transformado en crecimiento, en evolución; a través de un proceso de alquimia que podemos hacer con reflexión y otras técnicas.

74-2

Gracias a la confusión, las contradicciones, la duda y el error se motiva nuestro deseo de mejorar algo de nuestra existencia. Esto provoca que la ciencia evoluciones y también cada uno de nosotros. Lo que está “bien” sería contraproducente cambiarlo; lo que está “mal” nos permite evolucionar cambiando aquello que queremos modificar.

74-1

Podemos decir que nuestras emociones y sentimientos son el mail interno que usa el inconsciente para informarnos acerca del sistema de creencias que estamos utilizando para interpretar lo que interpretamos y, por lo tanto, sentir lo que sentimos. Lo que suele molestarnos es la interpretación de lo que está pasando, nunca es realmente lo que ocurre.

73-2

Todo dolor es una oportunidad para volver a reflexionar y realizar los cambios que queremos hacer, para mejorar la calidad de vida según la vayamos definiendo.

73-1

Las abuelas nos decían que si algo nos asustaba, teníamos que tomar mucha agua. Algo de cierto tienen los dichos populares, pues cuando tomamos líquidos los grandes filtros de nuestro cuerpo (hígado y riñones), filtran esos químicos que se desechan y ayudan a que dejemos de sentir aquello que sentíamos.

70-2

Nuestras emociones dependen de cómo interpretemos lo que está sucediendo, y esa interpretación depende de nuestra historia de vida y de cuánto hayamos reflexionado para elegir cómo queremos pensar y vivir.

66-2

Es frecuente que algunas parejas tengan todos los roles “mezclados” y no distingan cuándo realizan actividades de pareja o de padres ni sepan crear espacios y conversaciones diferentes para cada uno de los roles. Entonces la cultura hace que en poco tiempo la pareja “desaparezca” en las otras áreas y, por lo tanto, es altamente probable que nazcan diversos conflictos.

62-2

Al lograr que cada quien se haga cargo de resolver sus problemas libera al otro de la pesada carga del “tú debes hacerme feliz” y cada uno se siente empoderado al asumir que si la molestia es de uno mismo, está en nuestras manos hacer con ella lo que nos parezca correcto y de ninguna manera que nuestro bienestar lo dejemos en manos del otro; es frecuente y lamentable escuchar: “Estoy en sus manos”.