116-1

Lo social se interesa en la construcción de una institución que denomina y regula la conducta de los individuos a través de la institucionalización. Por esto el matrimonio y la relación de pareja son raramente compatibles.

115-2

Cuando se reconoce y acepta al otro como un igual legítimamente diferente, es cuando se puede producir ese gusto por estar juntos. Si nos comprometemos a construir una relación diariamente, como si se tratara de pegar tabiques todos los días, entonces entenderemos el significado de lo que llamamos amor.

108-2

Si se logran vivir, estos ejercicios, como una oportunidad para realizar los cambios que cada uno de los miembros necesita en su desarrollo personal, para renovar todos los acuerdos y los pactos del vínculo afectivo y si además se entiende que esto es un equilibrio dinámico – en el sentido que siempre estaremos reeditando algunas de las áreas que lo constituyen – entonces seremos capaces de alegrarnos del proceso que se abre frente a nosotros y comprender profundamente que “ni está mal estar mal” “ni está bien estar bien”.

105-2

Es importante aclarar que estas descripciones nunca son fijas y que cada pareja tiene sus peculiaridades que la constituye como una organización única, creada por dos seres a su vez únicos e irrepetibles. Solo destacan algunos rasgos que se repiten con frecuencia, muchas veces dependiendo del lugar y del tiempo del nacimiento de sus miembros, la raza, la clase social donde nacieron o a la que pertenecen. Hay que recordar que las parejas pueden cambiar dependiendo de su ciclo de vida.

98-2

El tipo de vínculo que tendrán se estabiliza con determinadas características. Se podría decir que los elementos comunes son el compromiso y el erotismo, que con actitudes y disposición a compartir cuidados, atenciones, conocimiento, respeto y responsabilidades con el otro se estructuran diferentes tipos de parejas.

93-2

Un conflicto conyugal puede basarse en una perturbación similar (experiencias parecidas del matrimonio de sus padres, una imagen deformada del papel del propio sexo, así como el de su pareja) en los dos miembros de la pareja.

92-2

Para comprender el conflicto es importante volver hasta la elección del cónyuge, pues el hecho de que la lucha se establezca tiene su raíz en el desencanto respecto a los ideales e ilusiones que mutuamente (novio y novia) colocaron al decidir su casamiento.

92-1

Los cónyuges con problemas parecidos se impulsan recíprocamente en su comportamiento destructivo y se acostumbran a un juego inconsciente, a una complicidad, aun cundo intenten superar juntos los problemas que anteriormente existían.

91-2

Colusión es el juego común de los cónyuges a causa del inconsciente de cada uno de ellos.

89-2

Hoy los valores vinculados a la seguridad, la comunidad, la tierra, la paternidad, la familia convencional han perdido un poco de atractivo y las personas se sienten atraídas (también están más entrenadas por la velocidad de los cambios en el contexto) por las diferencias, la posibilidad de conocer otros mundos, las relaciones de plazos más cortos y más intensos, los viajes internacionales, el permiso de tener varias relaciones de este tipo, en vez de una convencional y a largo plazo.